Respuesta de emergencia: Terremoto en Andahuaylillas, Perú,

terremoto de magnitud 4,4 en Andahuaylillas, Perú ha dejado la comunidad con necesidades urgentes

En horas de la mañana del martes 30 de abril, un sismo de magnitud 4,4 sacudió el distrito de Andahuaylillas, ubicado en la provincia de Quispicanchi, Cusco. Este seísmo inicial causó importantes daños en los edificios de la zona y se estima que más de 50 réplicas en los días siguientes han complicado aún más la situación.

Aunque no se ha informado de víctimas, fuentes periodísticas de Perú indican que los seísmos han causado importantes daños materiales en la zona, incluida la iglesia de San Pedro Apóstol de Andahuaylillas,a menudo conocida como la «Capilla Sixtina de las Américas», construida por los jesuitas entre 1570 y 1606. Desde el 8 de mayo, el gobierno peruano ha declarado el estado de emergencia en la provincia de Quispicanchi, debido a la serie de terremotos que han afectado a las localidades de Andahuaylillas, Huaro, Lucre y Urcos. Esta medida tendrá una duración de 60 días y, lo que es más importante, ha cerrado los colegios de la zona.

 

Situación en terreno:

A través de Fe y Alegría Internacional (FIFyA) y nuestros socios de Fe y Alegría Perú, hemos sabido que el Colegio San Ignacio – Fe y Alegría N* 44 de Andahuaylillas ha sufrido grandes daños estructurales. El INDECI (Instituto Nacional de Defensa Civil), responsable de la gestión de riesgos y desastres, ha declarado oficialmente la escuela no apta para el uso debido al peligro potencial que supone para los alumnos hasta que se completen las reparaciones necesarias. Como consecuencia, más de 840 alumnos tendrán que volver a estudiar a distancia aunque se levante el estado de emergencia.

Al mismo tiempo, muchas viviendas de la zona han sufrido daños. Fe y Alegría Perú ha indicado que 102 familias de la zona necesitan tiendas de campaña como refugio temporal. Mientras el gobierno local responde a las necesidades inmediatas, la comunidad escolar ha pedido ayuda a la comunidad internacional.

 

¿Qué puedes hacer tú?

Magis Americas está buscando donaciones inmediatas para que podamos proporcionar apoyo a la comunidad de Fe y Alegría en su momento de necesidad. Su donación puede proporcionar un alivio vital a los que luchan con las secuelas del terremoto. En colaboración con Fe y Alegría Perú, su ayuda responderá directamente a las necesidades de la comunidad y acelerará el regreso de los niños a la escuela.

Visite nuestra página de donativos para contribuir a reconstruir vidas y devolver la esperanza a las familias y estudiantes afectados en Perú. Su generosidad marcará una diferencia tangible en su camino hacia la recuperación.

Dona aquí: Peru Emergency 2024

 

La «Ecología Integral» de Fe y Alegría

“Debemos aprender a cuidar nuestra Casa Común, como lo estamos haciendo hoy día no está funcionando. Existe la necesidad de asumir un enfoque ecológico que transforme nuestra manera de habitar el mundo, nuestros estilos de vida, nuestra relación con los recursos de la tierra y, en general, nuestra forma de ver al ser humano y de vivir la vida.”

(Encuentro Pan Amazónico F y A 2021)


Hace un par de semanas, tuve la oportunidad de conversar con Irma Mariño, líder dela Iniciativa de Ecología Integral y Pan Amazonía de Fe y Alegría. Esta iniciativa trabaja para unir y acompañar a los muy diversos elementos de la Federación Internacional de Fe y Alegría, o Fe y Alegría Internacional, en su respuesta a uno de los retos más urgentes de nuestro mundo: El cuidado de nuestra Casa Común. El Papa Francisco llamó nuestra atención a la importancia de esta causa en 2015 con su Encíclica Laudato Sí y los Jesuitas han identificado lo mismo en sus Preferencias Apostólicas Universales. Desde la perspectiva de Fe y Alegría (FyA), Irma y los demás miembros de esta iniciativa están poniendo de su parte para responder a esta llamada a la acción e inspirar a toda la comunidad de FyA para que se una a ellos. Según Irma “La responsabilidad para las generaciones presentes y futuras son bastante serias, son muy preocupantes. Ahí, desde el ámbito educativo y comunitario, Fe y Alegría tiene una voz importante.”

Desde 2018, FyA ha utilizado su voz para llamar la atención sobre la importancia del cuidado de la Casa Común. Primero, el proyecto “Por la Pan-Amazonía” ha trabajado en tres áreas: la educación intercultural, la educación intercultural bilingüe, y el cuidado de la casa común. En 2021, la Federación identificó 12 iniciativas federativas que “unen la dimensión “horizontal” con la “vertical” del gobierno institucional” y este grupo de trabajo se convirtió en una iniciativa global para todo FyA.

Cuando el grupo empezó a considerar su papel como iniciativa de Fe y Alegría Internacional, diversidad de experiencias y acciones en torno a la ecología salió a la luz. A la vez, fue evidente que la ecología tenía algo que aportar en cada parte de la Federación Internacional. Esto llevó al grupo a centrarse de nuevo en una visión de la «Ecología integral» que pudiera unir a la Federación. “Hemos dado nuevo peso a la ecología integral con el desafío de la universalidad, en el conjunto del Movimiento, de esta perspectiva” dice Irma “Sin perder nuestro foco de inspiración, nuestra fuente que son los mundos Amazónicos… Ahora debemos hablar también de las cuencas de África. Esto fue, para nosotros, un nuevo desafío; de mirar más globalmente.”

La diversidad y transversalidad de esta iniciativa es tanto una gran promesa y un mayor desafío, semejante al peligro del cambio climático a nivel global. Cada persona contribuye al cuidado de nuestra casa común, en positivo o en negativo, independientemente de que si vivimos en una ciudad de Norte América o en un pueblo de la amazonía. Esta misma transversalidad significa que la Iniciativa de Ecología Integral y Pan Amazonía tiene implicaciones para todo el Movimiento de Fe y Alegría. “La ecología integral tiene que ser un eje transversal en toda acción de este movimiento federativo…” explica Irma “en todos los planos. Desde el plano más directivo pero también en la diversidad de presencias que tiene Fe y Alegría. La federación internacional no solamente está en los colegios. También está presente en los centros sociales y otras instituciones. La ecología integral debe estar presente en todo. Promoviendo procesos y acciones estratégicas en la gestión institucional y pedagógica, en la convivencia y nuevos liderazgos, en la capacidad de alianzas e incidencias locales, regionales e internacionales.”

Para entender el papel que cada uno de nosotros tiene en este enfoque transversal e integral de la ecología, Irma explicó que debemos empezar por contemplar nuestra propia realidad para vernos a nosotros mismos en esta misión. “Aprendemos a leer la realidad en todas sus dimensiones. A conectar. A sentir y comprender la realidad.” Irma explica “Ver y mostrar lo que está pasando en nuestro mundo. El dolor. La lucha. La esperanza… ver la vida en toda su complejidad.” A partir de esta contemplación podemos comprender mejor nuestro propio papel en la ecología integral y el desafío de promover una ciudadanía ecológica que cuida la casa común. Utilizando los recursos educativos que la Iniciativa ha desarrollado para todos los grupos de edad, abogando por políticas ecológicamente responsables a nivel local y mundial, o simplemente dando pasos personales para ser más sostenibles, la ecología integral comienza con la reflexión personal y comunitaria. Esto nos lleva a la acción. A ponernos en marcha para transformar las situaciones que atentan contra la vida plena, entre ellas la deforestación, la minería ilegal, la contaminación de ríos y fuentes de agua, así como, los asesinatos a las y los defensores de la tierra y ambientales.

Al mismo tiempo, la Ecología Integral debe llevarnos al diálogo y la colaboración. “Necesitamos dialogar con otros, construir y generar una red, un tejido de alianzas. Esto significa una voluntad de apertura,” explica Irma. Por su parte, la iniciativa ha convocado varios encuentros virtuales y presenciales desde 2021 para dialogar sobre los desafíos y oportunidades de Fe y Alegría en el ámbito del cuidado de la Casa Común y la Pan Amazonía. Como fruto de todo este trabajo, la iniciativa ha producido un Marco Referencial para la Ecología Integral.

En febrero de 2024, Irma y su equipo han presentado al consejo de directores de Fe y Alegría, este marco referencial para esta iniciativa titulado “Aprendiendo Juntos a Cuidar Nuestra Casa Común.” Este documento, que se publicará en breve, recoge la historia de esta iniciativa y propone un camino ambicioso para su trabajo transversal en la Federación Internacional. En su marco conceptual, el documento ofrece un repaso de la ecología integral, basada en la encíclica Laudato Sí y los documentos producidos alrededor del Sínodo para la Amazonía. Con esta base, el documento también ofrece enfoques que iluminan la experiencia, prácticas y procesos impulsados por la Iniciativa Federativa, y propone procesos educativos que orientarán la incorporación de la ecología integral en los diversos ámbitos de la Federación.

Además de todos los elementos prácticos y orientativos del nuevo marco referencial, el documento también sirve como un llamado para toda Fe y Alegría Internacional. Como Irma ha explicado en nuestra conversación, esta iniciativa es transversal y toda la comunidad educativa participa en ella. Según ella, la ecología integral debe ir más allá de nuestras aulas; tiene que salir del patio de nuestros colegios y convertirse en un propósito para toda la comunidad. El documento lo describe así: “Incorporar a la familia y a la comunidad en el proceso de construcción de una ciudadanía ecológica va más allá de las fronteras del aula, ampliando la conexión de amistad, cuidado, fraternidad y colaboración más allá del entorno escolar.”


 

El 22 de abril, conmemoramos el Día de la Tierra. En esta ocasión, damos gracias por la labor de Irma, todo su equipo de la Iniciativa de Ecología Integral y Pan Amazonía, y todos los miembros de Fe y Alegría quienes incorporan esta visión en su trabajo diario. Confiamos que la educación es una herramienta para la transformación social y, así, incorporando la ecología integral en nuestras comunidades educativas, tomamos un paso más hacia una sociedad sostenible y justa para todos y todas.

 

Fe y Alegría sigue creciendo

Empezó con una comunidad.

P. José María Vélaz, SJ – un sacerdote chileno residente en Venezuela – visitaba Catia, un barrio marginal en las afueras de Caracas. En la conversación, le preguntó a los miembros de la comunidad qué era lo que más necesitaban. ¿Cuál fue su respuesta? Un colegio. Así ha nació, Fe y Alegría.

No existía un plan de negocio de 10 puntos. Fe y Alegría nunca pretendió crecer más allá de las fronteras de Venezuela. Empezó con una escuela en 1955. Pero la gente -primero en la región y luego en todo el mundo- se sintió y sigue sintiéndose inspirada por la visión de la escuela con una educación integradora y transformadora. El sueño creció, lenta y orgánicamente, de una sola escuela a un movimiento internacional en más de 22 países y que sigue contando.

Fe y Alegría se expandió por primera vez más allá de las fronteras de Venezuela en 1964, cuando se abrió una escuela en Ecuador. A lo largo de la década siguiente, comunidades de otros siete países latinoamericanos también empezarían a adaptar y aplicar el modelo de Fe y Alegría. Estas son algunas de las oficinas «clásicas» de Fe y Alegría con las que mucha gente asocia el movimiento: Bolivia, Perú, la República Dominicana. Estas oficinas albergan una gran mayoría de los centros de educación formal de Fe y Alegría, ya que se fundaron en un momento de gran necesidad educativa en la región . Cada país adaptó el modelo a su contexto, pero los orígenes, la tradición y la importancia de estas oficinas «clásicas» de Fe y Alegría sentaron las bases para un crecimiento continuado en las «Nuevas Fronteras» en las décadas siguientes.

Este crecimiento -de Venezuela a Ecuador, a Panamá, etc.- fue de naturaleza bastante orgánica y dependió de individuos para impulsar su movimiento. Congregaciones religiosas, laicos y comunidades marginadas se unieron y trabajaron en colaboración para abordar situaciones de injusticia y pobreza en sus comunidades, con la educación en el centro de su visión para el cambio. No fue hasta 1987 cuando estas oficinas diversas de Fe y Alegría se unieron formalmente en un organismo global, una plataforma común que les ayudara a coordinar esfuerzos e intereses transnacionales.

Desde la creación de la Federación Internacional de Fe y Alegría -o Fe y Alegría Internacional- en 2016, la responsabilidad del crecimiento del movimiento ha sido coordinada por este único organismo. Una de las cuatro áreas prioritarias de Fe y Alegría Internacional desde su formación ha sido identificar «Nuevas Fronteras» para el movimiento. Se ha dedicado tiempo, personal y recursos a planificar estratégicamente el crecimiento del movimiento, tanto en términos de presencia geográfica como de prioridades temáticas. Por ejemplo, Fe y Alegría se está expandiendo por todo el mundo en lugares como Guyana, Nepal y Guinea, y la Federación también está ampliando su labor en favor de la justicia en ámbitos como la migración y la protección de la infancia. Todo este crecimiento se debe en gran medida a la apuesta de Fe y Alegría Internacional por «Nuevas Fronteras» como área prioritaria.

En la actualidad, esta área se centra en tres tareas principales:

  • Desarrollar nuevas iniciativas que contribuyan a la inserción social, cultural y laboral de personas víctimas de violencia, discriminación o nuevas formas de exclusión social. Esto se hace en los países donde Fe y Alegría ya está presente.
  • Estudiar, promover y acompañar la creación y el fortalecimiento de Fe y Alegría en nuevos países, enriqueciendo la propuesta socioeducativa de Fe y Alegría de acuerdo con los contextos y las culturas, priorizando los lugares donde hay mayor necesidad o exclusión. Esto se hace en lugares donde Fe y Alegría aún no está presente o ha comenzado a operar recientemente.
  • Promover la misión institucional atendiendo al desarrollo de nuevos temas de reflexión y respondiendo a los retos del contexto para la acción. Esto incluye temas como la educación en situaciones de emergencia debido a la crisis sanitaria posterior al COVID-19, la ayuda humanitaria, la espiritualidad y el cuidado de nuestra casa común.

Todo este trabajo de internacionalización y crecimiento de Fe y Alegría depende de las personas. Ésa es la belleza de la historia de Fe y Alegría: siempre ha girado en torno a las personas: El P. Vélaz, que escuchó las necesidades de la comunidad de Catia Caracas y respondió a su deseo de una nueva escuela; Abraham y Patricia Reyes, que donaron la mitad de su casa para poner en marcha esa primera escuela y apoyaron la visión del P. Vélaz. Vélaz en muchos sentidos; la comunidad de Ecuador que adaptó por primera vez el modelo de Fe y Alegría a un nuevo contexto cultural y geopolítico y expandió el movimiento más allá de las fronteras de Venezuela.

Personas como Ernesto y Leocadia también forman parte de esa historia. Su deseo de seguir formándose y de transformar sus vidas y comunidades son sólo dos ejemplos de cómo Fe y Alegría sigue ampliando su presencia en los márgenes. En países como Cuba y México en América Latina, Angola y Kenia en África, y Camboya y Nepal en Asia.

Tú y yo también formamos parte de esa historia. Fe y Alegría se construyó y sigue creciendo gracias a la solidaridad de muchos. Su apoyo a Magis Americas contribuye a la vida de personas como Ernesto y Leocadia. Tu apoyo nos permite acompañar a Fe y Alegría en lugares como Batey Lechería en República Dominicana, San Javier del Valle en Venezuela y San Pedro en Paraguay.

 

En nombre de todos los Ernestos y Leocadias, gracias por formar parte de esta historia.